¿Alguna vez te has pasado con la cantidad de kétchup en tu hamburguesa o patatas? Uno de los grandes problemas del ser humano reside en enfrentarse a los botes de mayonesa, kétchup y mostaza.

Es muy interesante ver como la famosa marca Kétchup Heinz ha intentado poner solución a este problema con sus consumidores. Para ello, se ha inspirado con los videos de autoayuda de YouTube en los que los usuarios mostraban cómo conseguir sacar el kétchup del bote, a base de golpes, de agitarlo o de su posición.

Por ello, la marca Heinz ha lanzado una edición limitada de su bote de kétchup con una particularidad: la etiqueta se ha desplazado.

La posición de la nueva etiqueta tiene la función de ayudar a los consumidores a saber cuál es el ángulo exacto para echar la cantidad perfecta de salsa. En concreto, son 45 grados de inclinación que los usuarios calcularán fácilmente gracias a la nueva colocación de la etiqueta. Esto permite que ya no sea necesario golpear la parte inferior del pack o agitarlo fuertemente.

Se trata de una evolución funcional, con un cambio del packaging. Como bien sabemos, el packaging protege al producto de daños, pero aparte de esto, es la carta de presentación que ve el cliente.

Por esta razón, Heinz, además de cumplir con una particularidad funcional del producto, ha conseguido llamar la atención de su target con un impacto visual muy evidente.

Un post de Nerea.